ISO 37001, la certificación vital que toda organización debería obtener para conseguir mayor posibilidad de contratos con gobierno y generación de socios comerciales

La Organización Internacional de Normalización (ISO), publicó en el año 2016 la norma ISO 37001 Sistemas de Gestión Antisoborno, con la finalidad de que desde las organizaciones se hiciera un frente contra el soborno. Si bien hoy por hoy son pocas las organizaciones que la han implantado, son muchos los interesados, y sobre todo los afectados por este tema.

El soborno en las organizaciones es un asunto que nos afecta a todo el mundo. A través de los medios de comunicación hemos sido informados de varias noticias que son ya representativas, como por ejemplo el caso de Odebrecht o el de la FIFA. Esto refleja que el soborno es un asunto que nos concierne a todos y la mejor forma de encararlo desde las organizaciones, es hacerlo con sistemas de gestión a través de los que podemos implantar una serie de controles que nos permitan aminorar la posibilidad de que el soborno se lleve a cabo.

Los sistemas de gestión generalmente poseen una serie de fortalezas que facilitan a las organizaciones herramientas estratégicas, tácticas y operativas que les permiten hacer frente de manera sistémica a una serie de aspectos, apoyándose en un ciclo que conlleva planificar, hacer, verificar y actuar, todo bajo el enfoque de procesos.

CTA 2 Curso ISO

¿Qué es el soborno y cómo ha impactado a las organizaciones?

Los actos corruptos incluyen soborno, malversación, nepotismo o la toma del poder. En general estas actividades están respaldadas por otras actividades ilícitas como el fraude, el lavado de dinero o la manipulación de recursos. Entre los casos más frecuentes se encuentran los sobornos a las autoridades y la malversación de fondos públicos.

En el sector público el sobornador ofrece incentivos ilegales (dinero o regalos) para que la decisión de un funcionario se tome a su favor, el funcionario que actúa de acuerdo con la solicitud del sobornador, es quien recibe el beneficio ilegal. Lo mismo ocurre en el sector privado en donde el beneficiario del incentivo ilegal son los clientes, las partes interesadas, los proveedores y de igual manera uno que otro funcionario.

En otras palabras, la importancia y el beneficio potencial que generará una decisión a favor determinan el nivel del soborno en términos de monto e importancia.

Entre sus consecuencias, todas negativas, la corrupción y el soborno;

  • Dificultan el desarrollo y distorsionan la competencia entre las organizaciones,
  • Las innovaciones no pueden desarrollarse como deberían,
  • No hay igualdad entre las partes relacionadas,
  • Aumenta el costo de hacer negocios,
  • Crea incertidumbre en las relaciones comerciales, debido a la ilegalidad de los actos,
  • El costo de los productos y servicios aumenta, resultando en una menor calidad,
  • Se destruye la confianza en las instituciones,
  • Aumenta la mala reputación de las empresas,
  • Socava las operaciones de manera efectiva y eficiente en los mercados, entre muchas otras más.

¿La ISO 37001, es la respuesta clave para las organizaciones?

La creación de la ISO 37001, fue una solución o, mejor dicho, es una parte de la solución que está aportando la Organización Internacional de la Normalización, la cual desde el año 2013 comenzó a trabajar en este estándar. No debemos de olvidar la complejidad de los procesos por los que pasa cada norma ISO de manera previa a la aprobación de sus estándares, que deben ser aprobados por conceso de los países y las organizaciones que participan en su creación.

En el caso de la ISO 37001, el proceso fue bastante largo, fue publicada el 14 de octubre de 2016 centrándose únicamente en el soborno por ser el hecho o la conducta de corrupción más fácil de controlar desde el punto de vista de las organizaciones y porque tiene un conjunto de requisitos legales más sencillos de implementar a la hora de llevar a cabo la evaluación del desempeño que tienen las normas, que son por ejemplo las auditorías, las evaluaciones de incumplimiento legal, los indicadores de gestión.

Esto no quiere decir que solamente se pueda utilizar para dar respuesta a los delitos de soborno.

También se puede extender a otros delitos, pero sería como una extensión del alcance, basándose en las normas de prevención del delito que estén establecidas a nivel nacional.

La implementación de un sistema de gestión en cualquier organización deriva en mayor control, la ISO 37001, tiene como objetivo disminuir significativamente la ocurrencia de sobornos dentro de la organización, y se define como gestión antisoborno “al compendio de políticas, procesos, procedimientos, controles y registros que garantizan el cumplimiento de objetivos contra la práctica de soborno en la organización”

Continua la lectura del artículo más adelante

Otro elemento que hay que destacar con respecto otros sistemas de gestión es que en evaluación del desempeño nos encontramos que adicionalmente a lo que es seguimiento, medición, análisis y evaluación, auditoría interna y revisión del sistema, se hacen revisiones por parte de la dirección y también se hacen revisiones por la función de cumplimiento y por el órgano de gobierno, es decir, los accionistas. Estas se podrían decir que son las principales diferencias entre ISO 37001 y el resto de normas, señalando que son pequeños matices.

Beneficios que generan la implementación y certificación de esta norma. Un sistema antisoborno resulta fundamental para cumplir con las responsabilidades que adquiere la organización en el mercado. La concordancia con las leyes y regulaciones locales e internacionales es, sin duda, una obligación para todas las organizaciones. Implementar  ISO 37001 exige requisitos que conlleva el cumplimiento de esas acciones y refleja la intención de la organización de ejercer su labor responsablemente.

Existen importantes beneficios de implementar ISO 37001 en las organizaciones, garantiza prácticas de gestión antisoborno eficientes, aplicando medidas para reducir y evitar estos riesgos.

Así, la organización logra establecer una relación de confianza con sus clientes y socios, que generalmente, son otras organizaciones que también han obtenido la certificación.

Esta relación de confianza va más allá de las fronteras del país, alcanzando organizaciones en el mercado internacional. De esta forma, la organización mejora su imagen ante el mercado en general y su reputación comercial.

Otro de los beneficios de implementar ISO 37001 resulta de la evaluación de responsabilidades penales. Si la organización se ve involucrada en algún evento relacionado con soborno y corrupción, la certificación demuestra, ante tribunales y jueces, que la alta dirección y los directores de área, tomaron medidas preventivas para evitar que el acto de corrupción se produjera. Con ello, es posible evitar la acusación contra la organización o sus directores.

La certificación ISO 37001 ayuda a gestionar los riesgos de corrupción, especialmente aquellos relacionados con terceros. Se hace imprescindible el desarrollo los métodos de control necesarios y el monitoreo constante de ellos. Así, los riesgos se previenen en primer lugar, se detectan antes y se afrontan con mayor eficacia. 

La ventaja competitiva es otro de los beneficios de implementar ISO 37001. La certificación demuestra que la organización está comprometida con la integridad, no solo con ella misma, sino también con sus grupos de interés, como son los clientes, empleados, proveedores, inversionistas o socios.

Que está decidida a ser diferente, que demuestra que cumple con sus obligaciones y previene activamente la corrupción. De hecho, existe una tendencia marcada hacia un aumento de la importancia de la norma. Y es probable que sirva como referencia para la construcción de un mundo menos corrupto, por lo menos en el ámbito de los negocios.

Pese a que no es una varita mágica que resolverá los problemas de corrupción en una organización, es una herramienta útil para disminuir el riesgo de caer en la más recurrente acción ilegal en su entorno, el soborno.

CTA 1 curso ISO