Envejecimiento exitoso, memoria, estrés y ansiedad.

Escrito por Lorena Canto Zenteno

Tags: Mejoramiento de la memoria, Envejecimiento pleno, Manejo de las emociones.

Estamos viviendo una época de incertidumbre mundial como nunca en la historia había acontecido, los cambios están a la orden del día trayendo como consecuencia ansiedad, estrés y depresión o las tres, lo que afecta nuestra memoria. 

 

 

 

Nuestra funcionalidad depende en gran medida de como manejamos nuestras presiones. Lo principal es identificar las fuentes, los posibles orígenes del estrés y averiguar cómo pueden superarse.  

Un paso importante es permitir la ayuda de los demás, tratar de comprender de cómo los demás manejan sus problemas, procurar no ser impulsivos y en la medida de lo posible controlar nuestra emotividad. 

Algo fundamental es aprender a no guardarse las preocupaciones sino tratar de resolverlas y disfrutar los momentos de relajación. 

Parte importante para lograr una memoria activa y por la misma razón productiva, es tener actividades deportivas, hobbies, cualquier oportunidad de desarrollar manualidades colabora para desarrollar nuestros hemisferios cerebrales. Los juegos favorecen las actividades mentales y el relajamiento, en especial aquellos recreativos y que produzcan sensación de bienestar, promoviendo la risa y la diversión, sin que se vuelvan competitivos. 

Al realizar cualquier actividad física es sumamente importante aprender a respirar para oxigenar correctamente el cerebro. 

El explorador francés Paul Emile Víctor revela que un secreto para mantener la vitalidad, sin importar la edad es: “nunca me acuesto sin haber planeado mis fuentes y entusiasmo para el día siguiente” 

Actitud semejante depende un alto nivel de atención, tener cosas de interés por realizar, procurar una mente abierta a los cambios, entusiasmarse por las metas que se persiguen y sobre todo tratar de lograrlas con constancia, disciplina y procurando no obsesionarse sino tener claridad en la ejecución de lo que se requiere para lograrlas dando tiempo y espacio, para lograrlas de manera realista y ambiciosa. 

Cuando se mantiene un estado de alerta con tranquilidad, la atención y el enfoque hacia lo que pretendemos no es agotador. 

El interés por las opiniones de otros y por el entorno en general es un gran estímulo para mantener la atención, desarrollar la curiosidad por las cosas y por los sucesos de la vida diaria se está ante la posibilidad de no perder el enfoque que es una de las formas de claridad en lo que se pretende lograr. 

Resumiendo: Una forma recomendable de mantener buena memoria y una opción de manejar de mejor manera y de lograr conseguir lo que pretendemos es permitir la relajación y distracción con enfoque. 

Cada uno somos diferentes y, por tanto, no existe una fórmula única para controlar el estrés y la ansiedad.

Lo expuesto son opciones de una actitud proclive a lidiar con algunos de los padecimientos que con frecuencia afectan al ser humano, el estrés y la ansiedad. 

Adoptar buenos hábitos, contribuye a mejorar, en general, la salud y, como consecuencia, se promueve un envejecimiento con mejor calidad.