Estamos en la era donde los grandes cambios tecnológicos son capaces de modificar hábitos personales y mecanismos sociales en materia de información, de salud, de comunicación, científicos, de salud y financieros.

El objetivo que se busca al permitir que interceda la tecnología es el de hacer más sencillos los procesos, volviéndolos más baratos y reduciendo los tiempos que invertimos en ellos.

cta 6 cofidenetLa tecnología financiera o FinTech

El objetivos de la o las FinTech es generar nuevas maneras de intercambiar, guardar o multiplicar valores de forma eficiente, valiéndose para ello de los avances tecnológicos.

Se trata de un tema de interés para el público en general, aunque especialmente en el caso de los emprendedores, las aceleradoras de negocios, los fondos de inversión y los bancos.

La FinTech se aplica a los procesos, productos y servicios financieros. Solo en 2014, la inversión mundial en operaciones FinTech se triplicó, de acuerdo a cifras publicadas en la página del Foro Económico Mundial.

Tal es el caso del Bank of America, que gastó 3 mil millones de dólares anuales en lo que llamaron “iniciativas de tecnología”.

Del mismo modo, la empresa de servicios financieros JPMorgan Chase invirtió casi la misma cantidad en el rubro tecnológico, tal como informó su presidente y consejero delegado Jaime Dimon.

En el gasto se incluye la adhesión de un equipo de 200 analistas y científicos de datos para construir sus propias capacidades extraordinarias de big data internas.

Éstas sirven para mejorar el marketing, atraer nuevos clientes, dar eficiencia a las operaciones bancarias y mejorar la concesión de crédito, según Dimon.

Repensar el esquema de la banca 100% digital

La imagen clásica que tenemos de la banca es que resulta un poco ineficiente. Las largas filas en las ventanillas para efectuar un pago, o para resolver un conflicto, son los símbolos más usados para representar sus mecanismos.

Por ello, uno de los principales desafíos de la tecnología en el tema de las finanzas es mejorar el servicio.

Muchas empresas ya lo están aplicando al adoptar actividades de la banca en línea, como los movimientos y transferencias desde Internet e incluso desde una aplicación de smartphone. 

Un ejemplo de ello es Bankaool, considerado el primer banco mexicano que funciona exclusivamente en línea.

Más allá de calificarlo como un proyecto bueno o malo, que obtuvo éxito o fracasó, lo tomamos como ejemplo de una propuesta digital para la banca.

Al igual que los bancos tradicionales, ofrece la apertura de diferentes cuentas, inversiones y planes de ahorro, junto a la obtención de créditos.

El usuario posee una serie de datos que le identifican, así como una tarjeta de débito para usar en cajeros externos.

La principal diferencia con los bancos tradicionales es que no cuenta con sucursales físicas, por lo que efectivamente se trata de una opción para decir adiós a las largas filas y las horas de espera. 

Bankaool nació en 2006 como una sociedad que ofrecía financiamiento a productores y empresas del sector agroalimentario en México.

En esa época era conocido como Sociedad Financiera de Objeto Limitado (SOFOL).

En 2012 inició operaciones como banco, con la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), y en 2014 se transformó en Bankaool, el actual banco en línea de México.

Ese mismo año lanzó una plataforma digital para ofrecer soluciones tecnológicas, sencillas y accesibles a sus clientes.

Sin embargo, la tarea de digitalizar la banca se ha tornado complicada: Bankaool ha registrado pérdidas en los cinco años que lleva de operaciones. De enero a agosto de 2017 ha reportado la baja de 56 millones de pesos.

Esta racha podría llevarle al cierre total y posterior desaparición. Uno de los errores que fueron detectados en Bankaool fue el número creciente de préstamos sin pagar por parte de sus clientes. 

El sistema bitcoin

Irónicamente, aunque la banca completamente digital no ha logrado mantenerse, las monedas virtuales como el bitcoin siguen ganando adeptos y seguidores.

La diferencia es que el bitcoin no se ha olvidado por completo del mundo físico, pues incluso se ha instalado un cajero en la Ciudad de México, para que la gente pueda acercarse a realizar movimientos necesarios. 

El sitio especializado en el tema Criptonoticias señala que el bitcoin puede entenderse como una moneda cualquiera y a vez como un sistema financiero y digital que no le pertenece a ninguna persona, país o gobierno.

Al ser una moneda virtual, que no existe físicamente, tampoco tiene limitantes territoriales. 

En noviembre de este año cada unidad de bitcoin alcanzó un valor de siete mil dólares. A pesar de su alta valoración, es importante considerar los riesgos y la vulnerabilidad de la moneda.

En los últimos años se han registrado cierres de diversas plataformas de manejo de bitcoins de manera inesperada y abrupta, lo que deja a los dueños de las monedas virtuales sin herramientas para emprender acciones.

Uno de estos sucesos, que ejemplifican la problemática de un sistema frágil, fue el cierre temporal de la plataforma online Mt. Gox en 2014.

El desafío de la tecnología es llenar aquellos espacios donde hoy campea la incertidumbre y la inestabilidad, para así contar con un sistema alternativo que tal vez a futuro pueda ser una herramienta útil en el desarrollo de las finanzas personales. 

La seguridad digital y los delitos cibernéticos

Tanto en la banca en línea, parcial o completa, como en el sistema bitcoin, las finanzas digitales se encuentran con un problema de seguridad y delitos cibernéticos que no pueden quedar sin atención.

Hoy, las personas que cometen delitos no necesitan una capucha en la cabeza, guantes para ocultar las huellas, ni salir de noche para romper las puerta de cristal e ingresar por la entrada principal de los bancos.

Ahora lo hacen desde casa, están preparados y tienen altos conocimientos en informática para acceder directamente a la base de datos y manipular el sistema de un banco.

Cuando la operación es exitosa, nadie se da cuenta que se está llevando a cabo un robo, hasta que el daño está hecho y es demasiado tarde.cta 5 cofidenet

Los cibercriminales tienen diferentes técnicas para cumplir su cometido, una de ellas es el envío de archivos maliciosos para infectar las computadoras de los usuarios.

Estos archivos se muestran como adjuntos inofensivos, pero al abrirlos comienzan los ataques remotos al equipo infectado, según explica Secure List, espacio dedicado a proporcionar información sobre virus, hackers y spam. 

Secure List cuenta que en septiembre pasado se descubrió un nuevo ataque dirigido a las instituciones financieras, en su mayoría bancos rusos.

Los ciberdelincuentes tuvieron acceso persistente a una red bancaria interna por un largo periodo. Durante ese tiempo, videograbaron la actividad diaria en los equipos de cómputo de los empleados bancarios.

De esa manera aprendieron su funcionamiento en detalle, para después robar la mayor cantidad de dinero posible cuando fuera necesario.

Los atacantes usaron el correo electrónico para mandar archivos adjuntos maliciosos, pero que, a simple vista son correos rutinarios e inofensivos.

Por este medio lograron infectar los equipos con un troyano denominado ‘Silence’ que les permitió violar la seguridad y adentrarse íntimamente para conocer el funcionamiento de las instituciones financieras.

Nuevas responsabilidades

Los beneficios que se pueden adoptar de los avances tecnológicos son muy tentadores y seguramente nos harían más sencillas las operaciones financieras.

Sin embargo, las empresas deben invertir tanto en seguridad como en marketing.

Del igual manera, cada individuo que es capaz de abrir una cuenta o hacer inversiones en línea, debe tomar las medidas necesarias para no convertirse en una víctima de la ciberdelincuencia.