A partir del 1° de julio de 2017, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México implementó importantes cambios en las especificaciones técnicas que actualizan la Factura Electrónica o Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI).

Así, se busca hacer más simple el cumplimiento fiscal y mejorar el control tributario en el país.

Nuevo CFDI versión 3.3

La nueva versión de facturas electrónicas recibe el nombre de CFDI versión 3.3. Este nuevo formato incluye mucha más información y algunas mejoras en la estructura de la versión anterior (3.2). 

Gracias a esto, el nivel de detalle de la información que se requiere aumentó, al mismo tiempo que la complejidad del proceso.

Sin embargo, no hay de qué preocuparse porque toda esta información ya se encuentra integrada en los sistemas de facturación autorizados por el SAT.

Para facilitar la adaptación al nuevo formato, esta nueva versión del CFDI convivirá con la versión 3.2 hasta noviembre de 2017.

¿A qué se deben los cambios?

Esta iniciativa busca garantizar una mejor experiencia de uso de la factura electrónica y resolver las incidencias que se han detectado con el tiempo en la actual versión 3.2. 

Estos cambios están pensados para beneficiar directamente al contribuyente, agilizando su administración y procesamiento del CFDI, al mismo tiempo que facilitan el procesamiento de los datos por parte de la autoridad tributaria. 

¿Cuáles son los principales cambios que trae la nueva versión 3.3?

El CFDI sigue su evolución con el objetivo de optimizar la calidad de la información que proporcionan los CFDI y los procesos de explotación de dicha información.

De manera que se hacen más efectivos y se abre la posibilidad de seguir simplificando estos trámites en el futuro. 

Esta nueva versión incorpora cambios estructurales, de datos y sus características, así como de los catálogos de datos, las reglas de cálculo y validaciones necesarias para emitir el documento. 

Concretamente, los principales cambios que ya están experimentando algunos contribuyentes son:

-Se aplican nuevas reglas de validación que buscan comprobar la coherencia de los datos y evitar algunos errores que se pueden producir en el proceso.

Por ejemplo, gracias a estas modificaciones los tipos de régimen del contribuyente y la fecha de factura ahora se registran automáticamente. 

-Se emplean 17 catálogos con el fin de mejorar la precisión de los datos, en concordancia con normas internacionales. Su uso permite designar la información en determinados campos.

Así, los datos unificados gracias a estos catálogos del SAT permiten automatizar el control fiscal, generar estadísticas o hacer auditorías electrónicas. 

-La información se integra con la facturación. Esto permite que, en el momento de la presentación de declaraciones, algunos campos aparecen prellenados. 

-Los recibos de nóminas y los comprobantes de pago pasaron a ser documentos independientes, de manera que, actualmente, la factura electrónica se diferencia de estos dos documentos. 

-Se incluyen 46 reglas de validación para la factura electrónica y se define un estándar para la captura de información mediante catálogos y planillas. 

-Existen 22 nuevos campos, 14 de ellos son obligatorios para una factura electrónica simple. 

¿Qué cambios se aplican a los campos que ya se usaban en la versión anterior del CFDI?

-Se eliminaron los atributos del domicilio en el caso del receptor. 

-Se pide solo el RFC del receptor. 

-Para los extranjeros, se necesitan datos como el país de residencia fiscal y el número de registro de identidad tributaria.

-El cálculo de impuestos se realiza sobre cada concepto. 

-Ya no existe la posibilidad de capturar valores en cero o negativos. 

-Se incluyen varios catálogos nuevos. 

¿Cuáles son estos nuevos catálogos que se incorporan en el CFDI versión 3.3?

Dentro de los nuevos catálogos que trae la nueva versión del Comprobante Fiscal Digital por Internet, el más importante es “Clave Productos y Servicios”.

Ahora, al momento de elaborar una factura se debe buscar en el catálogo de productos y servicios el concepto adecuado según cada caso. 

Esto tiene como objetivo comprobar que las transacciones comerciales provengan de la compra/venta de productos que tengan relación con el negocio del cliente y el proveedor. 

Estos son los nuevos catálogos del CFDI 3.3: 

  1. Forma de Pago.
  2. Método de Pago.
  3. Impuesto.
  4. Régimen Fiscal.
  5. Moneda.
  6. País.
  7. Aduana.
  8. Numero Pedimento Aduana.
  9. Patente aduanal.
  10. Tasa o Cuota.
  11. Tipo de Comprobante.
  12. Tipo Factor.
  13. Tipo Relación.
  14. Clave Productos y Servicios.
  15. Clave Unidad.
  16. Código Postal.
  17. Uso CFDI.

¿Cómo funciona el complemento de recepción de pagos de CFDI 3.3?

El complemento de recepción de pagos ahora debe incorporarse a la factura emitida, de manera de confirmar la recepción de pagos en el caso de que se reciba el pago de la contraprestación en una sola exhibición sin que esté cubierta al momento de generar el CFDI. 

Esto se aplica incluso cuando se trata de operaciones que se paguen totalmente en fecha posterior a la emisión del CFDI que corresponde. 

El nuevo sistema de cancelación del CFDI

Existen diversos motivos por los que una factura requiere ser cancelada: datos incorrectos del domicilio, nombre o razón social), no pago de una factura, mal manejo de conceptos o partidas, inconsistencia de importes, no considerar las nuevas disposiciones legales. 

En concordancia con las modificaciones que se realizaron al Artículo 29-A, a partir del 1° de julio de 2017, las facturas electrónicas solo se podrán cancelar si el receptor acepta la anulación. 

El Servicio de Administración Tributaria se encargó de establecer la forma y medios que se deben usar para expresar la aceptación del proceso.

Algunos plazos importantes

Como mencionamos antes, el 1° de julio entró en vigencia la nueva versión 3.3 de la factura electrónica.

Sin embargo, aún se pueden emitir estos documentos en la versión 3.2, que estará vigente hasta el 30 de noviembre de 2017.

Desde esa fecha en adelante, finalmente, la nueva versión será la única válida, dejando atrás totalmente el CFDI 3.2, que todavía está en uso. 

¿Cómo puedo enfrentar estos cambios?

En los últimos años, el SAT está en constante actualización. En este caso, la evolución del sistema de facturación electrónica busca modernizar, automatizar y optimizar este proceso.

Para hacerlo más sencillo y efectivo, en concordancia con los desafíos que las nuevas tecnologías representan en el área tributaria. 

Esta nueva versión del CFDI entró en vigencia en julio de este año, sin embargo, su implementación requiere adaptar los sistemas de gestión contable para asociar los pagos a su factura correspondiente.

Por lo que se espera que a fin de año ya se encuentre totalmente habilitada. 

Es fundamental que los contribuyentes estén abiertos a estas iniciativas que toma la autoridad tributaria.

De manera que no se queden fuera de la modernización que se lleva a cabo en varias áreas del comercio, y que apuntan a facilitar las tareas de contadores y del propio SAT. 

En este sentido, Corporativo Fiscal Década S. C. (COFIDE), compañía líder en capacitación empresarial, ha preparado un curso especialmente diseñado para guiar a contadores, administradores, encargados de sistema y empresarios en general.

En el proceso de adaptación a las nuevas condiciones de facturación electrónica. 

“Análisis integral en la emisión de CFDI con la nueva versión 3.3” es el nombre de este curso que busca entregar las herramientas necesarias para el cumplimiento del nuevo sistema de CFDI.

Para más información, revisa la sección “cursos” del sitio web de COFIDE.

¡No te quedes fuera de esta excelente oportunidad!

 

 

Fuentes:

 

 

http://www.impuestum.com

http://cfdi.edicomgroup.com

http://www.edicomgroup.com