El primer paso para cumplir cabalmente con la adopción de las Normas Internacionales de Información Financiera consiste en la presentación de los cuatro estados financieros básicos establecidos en la NIF A-3: 

  • Balance general. 
  • Estado de resultados. 
  • Estado de variaciones en el capital contable.
  • Estado de flujo de efectivo. 

Para ello, resulta de extrema importancia conocer las NIF aplicables a partidas específicas utilizadas en cada uno de dichos informes, así como las principales medidas de control interno para su correcta contabilización. Veamos un poco de ello. 

Nueva llamada a la acción

Efectivo 

La NIF-C1, establece las normas de valuación, presentación y revelación de las partidas que integran el rubro de efectivo y equivalentes de efectivo en el balance general de una organización, definiendo entre otros conceptos:

 

  • Efectivo: “Moneda de curso legal en caja y en depósitos bancarios disponibles para la operación de la entidad, tales como las disponibilidades en cuentas de cheques, giros bancarios, telegráficos o postales y remesas en tránsito”.
  • Equivalentes de efectivo: “Valores de corto plazo, de gran liquidez, fácilmente convertibles en efectivo y que están sujetos a riesgos poco importantes de cambios en su valor, tales como: monedas extranjeras, metales preciosos amonedados e inversiones disponibles a la vista”.

Adicionalmente, define los parámetros a seguir en la utilización de medidas de control interno como la conciliación bancaria y el fondo fijo de caja chica. 

La importancia de su correcta aplicación radica en que mediante la correcta valuación de los activos considerados efectivo podemos determinar con precisión el grado de liquidez de la entidad económica.

Ésto es útil para compararlo con el de otra o simplemente para basar en él la toma de decisiones relacionadas con la continuidad de las operaciones o con proyectos de inversión. 

Cuentas por cobrar 

Las cuentas por cobrar hacen parte del activo corriente.

Como tal, su contabilización es indispensable para tener una correcta visión del capital de trabajo con que la entidad cuenta en corto, mediano y largo plazo, así como para determinar correctamente las obligaciones fiscales.

La NIF C-3, que es la norma que establece las reglas para su valuación, presentación y revelación en los estados financieros, nos dice que: 

Las cuentas por cobrar representan derechos exigibles originados por ventas, servicios prestados, otorgamiento de préstamos o cualquier otro concepto análogo”. 

Es decir, representan a las cuentas que generarán flujo de efectivo, así como liquidez para la organización.

Sin duda un rubro de suma importancia dentro de los estados financieros, que, por cierto, debemos reconocer solo hasta que la entrega del bien o la prestación de servicios sea efectiva.

cta 6 cofidenet

Inventarios 

En cuanto la valuación, presentación y revelación para el reconocimiento inicial y posterior de los inventarios en el estado de balance general de una entidad económica, es la a la NIF C-4 la que establece toda su regulación. 

En este rubro vale la pena hacer una precisión con respecto a su valuación.

El Boletín C-4, sustituido por la NIF-4 citada anteriormente, establecía que, bajo ciertas circunstancias, el costo de los inventarios se modificará sobre la base del:

 “Costo o valor de mercado, el que sea menor, excepto que: (1) el valor de mercado no debe exceder del valor de realización y que (2) el valor de mercado no debe ser menor que el valor neto de realización.” 

Pero con la nueva normativa (es decir la NIF C-4) esa modificación debe realizarse únicamente sobre la base del valor neto de realización. 

Activos inmuebles, maquinaria y equipo

La NIF-C6 es la que presenta el tratamiento que debe llevar cada uno de los conceptos que integran la cuenta de activo fijo, yendo desde su adquisición, hasta su depreciación y posterior enajenación. 

Al respecto, dicha norma entiende los activos fijos como un bien del cual esperamos beneficios futuros, es decir que se utilizará durante el proceso de producción o prestación de servicio comercializados por la entidad.

Y del cual sus principales rubros son:

  • Terrenos.
  • Edificio.
  • Maquinaria y equipo.
  • Herramientas y otro equipo de operación.
  • Moldes, troqueles, negativos y otras partidas análogas.
  • Anticipos a proveedores.

Su correcta valuación, presentación y revelación es crucial para entender la posición financiera de la entidad en un momento dado.

Por lo tanto, la norma establece que en el balance general debemos presentar los inmuebles, maquinaria y equipo como activo no circulante, deduciendo de su costo de adquisición el valor total de su depreciación y deterioro acumulados. 

Activos intangibles

Llegamos a la NIF C-8, que es la que define las normas de valuación, presentación y revelación para el:

reconocimiento inicial y posterior de los activos intangibles que se adquieren en forma individual o a través de una adquisición de negocios, o que se generan en forma interna en el curso normal de las operaciones de la entidad”

Para efectos de tal reconocimiento y valuación, esta NIF define los activos intangibles como aquellos “activos no monetarios identificables, sin sustancia física que generan beneficios económicos futuros controlados por la entidad”

Cuentas de pasivo

Las Normas de Información Financiera aplicables a la valuación y presentación de las diversas cuentas de pasivo en los estados financieros de una entidad, se encuentran condensadas en la NIF-C9.

Ésta es la referente a las provisiones, contingencias y compromisos. 

Esta NIF no ayuda a diferenciar entre pasivo y provisión, así como el tipo y cantidad de información que con respecto a dichos rubros debemos presentar.

Además, su conocimiento resulta de vital importancia ya que todos los pasivos de una organización requieren ser valuados y reconocidos en el estado de posición financiera. 

Cuentas del capital

Al hablar de las Normas de Información Financiera aplicables a valuación, presentación y revelación de las partidas que integran las diversas cuentas del capital contable en el estado de situación financiera de las entidades lucrativas, hay que recurrir a la NIF-C11

 Su entrada en vigencia se remite al 2014. 

Tal norma entiende como capital contable “el valor residual de los activos de la entidad, una vez deducidos todos sus pasivos”.

Adicionalmente y para efectos de su reconocimiento y presentación, la NIF-C11 establece que las partidas del capital contable deben clasificarse en: 

  • Capital contribuido: conformado por las aportaciones de los propietarios a la entidad. Debemos reconocerlo al valor razonable del monto aportado. 
  • Capital ganado: compuesto por los resultados integrales acumulados que la organización ha ganado mediante su operación. 

Finalmente, para la presentación del capital contable en los estados financieros consolidados, tenemos que identificar la parte del capital que es atribuible a la entidad controladora y la que es atribuible a quienes no controlan.

Operaciones con partes relacionadas

Cuando realizamos una transferencia de recursos, servicios u obligaciones a una parte relacionada, independientemente de que exista o no una contraprestación, debemos hacer la respectiva revelación aplicando la NIF-C13

Para ello, debemos tener en cuenta que por partes relacionadas se entienden los socios, los miembros de la junta directiva o del órgano de administración.

Ésto incluye a los familiares cercanos y, en términos generales, toda persona o entidad que ejerza influencia directa o indirecta sobre la organización emisora de los estados financieros.

Las disposiciones de las NIF de valuación, presentación y revelación enunciadas anteriormente son aplicables a todo tipo de entidades que emitan estados financieros.

El marco conceptual y normativo de cada uno de los rubros que las componen es bastante complejo y, para dominarlo con pericia, requiere de un estudio cuidadoso de la norma y su contexto. 

Por eso consideramos importante invitar a todos los empresarios y profesionales contables a tomar el curso “Las NIF´S y los principales rubros de los estados financieros”dictado por el COFIDE.

En él, los participantes conocerán a fondo todas las Normas de Información Financiera aplicables a partidas específicas de los estados financieros, así como las principales medidas de control interno para su correcta administración.

cta 2 cofidenet