La obligación de rendir declaración y pagar impuestos está controlada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), la dependencia de la Secretaría de Hacienda que vigila el cumplimiento correcto de las obligaciones tributarias. 

Como cada año, presentas tu declaración de impuestos, aportas los documentos requeridos e incorporas las facturas para determinar los deducibles.

Sin embargo, puede ocurrir que el SAT no considere válidos los datos aportados, principalmente porque los comprobantes entregados no cuadran o porque están incompletos. 

 

cta 5 cofidenet

 

En ese caso, la autoridad tributaria tiene la atribución de revisar tus finanzas para determinar si ganas más de lo que has declarado, “suponiendo” que ganas más de lo que has declarado. 

Determinación Presuntiva de Ingresos

En el caso de que Hacienda no se dé por satisfecha con los documentos que presenta el contribuyente, puede llegar a establecer una Determinación Presuntiva de Ingresos.

En otras palabras, el SAT puede hacer un cálculo estimativo de cuánto ganas, basándose en el estado y movimientos de tus cuentas bancarias, y determinar cuánto deberías estar pagando en tu declaración anual. 

Cuando los resultados de estos cálculos no son favorables para el contribuyente, puede ocurrir que representen cantidades fuera del alcance de su economía.

A pesar de que suena arbitrario, el procedimiento está aprobado por la justicia, considerando que, cuando se trata de una Determinación Presuntiva de Ingresos, el análisis de cuentas bancarias no viola el secreto bancario que protege a los usuarios de la banca.  

Causas de la Presunción de Ingresos

En el caso de no presentación de los documentos correspondientes, el SAT está facultado para recabar datos de cuentas bancarias y estimar cuánto ganas y cuánto deberías pagar como contribuciones.

A esto se le llama Determinación Presuntiva de Ingresos. A continuación, algunas de las principales dudas al respecto:

¿En qué se basa la estimación?

La Determinación Presuntiva de Ingresos tiene su fundamento en el artículo 59, sección III, del Código Fiscal de la Federación.

En esta disposición legal se indica que la autoridad tributaria puede suponer que el monto de los ingresos que un contribuyente ha declarado no son reales si sus movimientos bancarios los exceden.

Esta suposición de la autoridad se fundamenta, principalmente, en que los comprobantes presentados en la declaración evidencien irregularidades.

Lo que implica que el SAT tiene la atribución de cotejar las declaraciones de impuestos con los depósitos bancarios del contribuyente.

El mismo artículo legal señala también la autoridad puede suponer que hay ganancias no declaradas en el caso de las personas que no reportan actividades, pero registran ingresos por encima de $1,414,110.00 pesos anuales.

Como ves, se trata de una estimación indirecta de ingresos, basada en depósitos bancarios.cta 6 cofidenet

¿Se puede apelar?

Los contribuyentes afectados por una Determinación Presuntiva de Ingresos tienen el derecho de interponer medios de defensa para tratar de revertir la decisión o reducir los montos de pago exigidos. 

La autoridad está obligada a recibir y analizar la documentación que presente el contribuyente para justificar sus depósitos bancarios

Es el caso de las transferencias entre cuentas. Junto a esto, los afectados pueden acudir a los tribunales para que su caso sea examinado y se revisen las pruebas documentales que presente.

¿Cómo evitar el procedimiento?

Por razones obvias, la autoridad fiscal no revisa las cuentas bancarias de todos los contribuyentes para determinar si sus declaraciones se ajustan a sus ingresos.

Solamente lo hace en el caso de detectar irregularidades que le hagan presumir que se han omitido ingresos.

Por eso, para evitar el procedimiento, es importante que se presenten declaraciones sin errores y con la documentación completa, tales como comprobantes fiscales y los libros contables que den cuenta de la actividad financiera del contribuyente.

El artículo 55 del Código Fiscal de la Federación establece que, cuando detecten cualquier irregularidad en las declaraciones.

Las autoridades pueden suponer la utilidad fiscal de los contribuyentes, es decir, el monto que presuntamente deberían estar pagando.

Entre las posibles irregularidades se encuentran la omisión del registro de operaciones o compras, comprobantes por compras o servicios presuntamente no realizados.

Además cuando se obstaculice la actuación de inspectores o cuando no se presenten los libros y registros de contabilidad requeridos.

En resumen, el SAT tiene la facultad de determinar si los documentos presentados en la declaración anual de impuestos contienen irregularidades.

Pudiendo establecer los montos de pago con base en los movimientos de las cuentas bancarias.

Por ello, y para evitar complicaciones, es conveniente conocer a cabalidad los detalles de esta medida aplicable por el SAT.

cta 4 cofidenet