Las entrevistas de trabajo siempre representan un grado de nerviosismo para los aspirantes; sin embargo, cuando se trata de puestos de alto nivel existe aún más.

Cuando se publica una vacante para altos mandos, el primer pensamiento del aspirante es que no va a poder, por ello aquí te daremos algunas ideas para que puedas conseguir el puesto que te mereces.

1. Ten seguridad

Lo primero que debes tener al momento de pensar en una vacante ya sea de alto nivel o para otro tipo de puesto es seguridad de tus capacidades.

Cuando tienes plena conciencia de todas tus habilidades, debes ser capaz de poder transmitirlas al momento de tu entrevista laboral.

Es fundamental que durante este proceso vendas tus aptitudes irradiando seguridad, pues de esta forma el reclutador verá en ti al candidato ideal para llevar a cabo las funciones que dices que sabes realizar. La clave número uno está en confiar en ti mismo.

2. Capacítate

Uno de los consejos más importantes es la capacitación constante, una persona que aspira a un puesto de alto nivel, es porque cuenta con las habilidades y aptitudes para revisar; sin embargo, la actualización es primordial en este proceso.

La capacitación es un proceso que no debe detenerse en ningún momento de nuestra vida profesional, por ello buscar las mejores opciones para mantenerse actualizado es igual de importante.

Industrias como Cofide se mantienen en constante lanzamiento de cursos de capacitación para que cualquiera que aspire a un puesto de alto nivel tenga herramientas suficientes para conseguirlo.

3. Imagen impecable

Es casi una regla que en cualquier entrevista laboral la imagen es la que causa la primera impresión del reclutador, o sea, que es tu carta de presentación.

Cuando se trata de puestos de alto nivel, este aspecto influye aún más, ya que los altos mandos siempre tienen una imagen impecable, por lo que si aspiras a este tipo de cargos debes de considerar esto como una regla de oro.

Se recomienda una vestimenta formal, el cabello peinado y zapatos limpios, en general un aspecto pulcro.

4. Prepara tus respuestas

Cuando acudes a una entrevista de trabajo ya tienes noción del puesto en cuestión, por lo que puedes hacer un estudio ficticio del tipo de preguntas que el reclutador te haría.

En específico en las vacantes de alto nivel, las preguntas suelen ser más especializadas, por lo que puedes realizar una lista que contenga toda clase de interrogantes que crees que podrían hacerte para ir preparado y que los nervios no te traicionen.

5. Investiga sobre la organización

Este es uno de los puntos clave tanto para las vacantes de alto nivel como para cualquier otro puesto.

Documentarte con antelación sobre la organización a la que aspiras entrar es indispensable cuando quieres cubrir un puesto.

Hay que tener presente que en alguna pregunta el reclutador te cuestionará sobre los conocimientos que tienes sobre la empresa y si es un puesto de alto nivel sería imperdonable que no realizarás una investigación previa.

Por ello se aconseja investigar sobre la organización y mostrar el entusiasmo genuino por la vacante que pretendes obtener.

6. Demuestra tus habilidades

Al momento de aspirar a un cargo de alto nivel debes de estar consciente de la responsabilidad que este tipo de puestos implica, por ello es indispensable que demuestres que eres una persona preparada para esta encomienda.

Toma en cuenta que el CV y tus respuestas deben de tener coherencia y que la principal interrogante del reclutador estará enfocada a tus habilidades y a la forma en la que te desempeñas en el ámbito laboral.

7. Muestra entusiasmo por la vacante

Desde el momento en el que aspiras para cubrir un puesto de alto nivel, es por que la vacante te interesa y, por ende, te entusiasma conseguir esta oportunidad laboral.

Además de que es importante demostrar tus habilidades al reclutador, también se recomienda que dejes ver la pasión por las cosas que haces y el por qué ese puesto es de tu interés.

No tienes que ser tan efusivo, simplemente honesto con tus intenciones de adquirir ese empleo.

8. Haz preguntas

Durante el proceso de selección de personal, el reclutador no es el único que tiene derecho a realizar preguntas, de hecho, el que un aspirante las haga habla mucho de su nivel de interés.

En el caso de los aspirantes a puestos de alto nivel, esta premisa es fundamental, pues se entiende que son personas con mucha más experiencia, a quienes les interesa conocer a detalle sobre la empresa y la vacante a la que aspiran.

Se recomienda no indagar de más en cuestiones como el salario y las prestaciones, pues eso es algo que el reclutador te explicará en determinado momento, las preguntas deben de estar enfocadas al puesto y la empresa sin llegar a ser imprudentes.

Por ejemplo, preguntar sobre las responsabilidades y retos de la posición resulta muy efectivo para quienes aspiran a vacantes de alto nivel.

9. Sé tu mismo

Un puesto de alto nivel implica cierto grado de responsabilidad, por lo que debes de ser lo más sincero posible en la entrevista.

Ante todo, este tipo de cargos exigen una personalidad determinante y honesta, por lo que nada sería peor que en la entrevista mostrarás una cara y en la ejecución otra, ya que sería contraproducente para ti.

10. No alardees

Si bien es importante que hagas notar todas las habilidades y competencias que tienes para aspirar a un puesto de alto nivel, es sumamente importante que no abuses y caigas en el alarde.

Si dices que haces más de lo que en realidad haces, en la ejecución de tus funciones se darán cuenta de que mentiste para conseguir el puesto y quedarás muy mal, por ello es importante ser honesto, además de que presumir puede causar una mala impresión de ti.

11. Puntualidad

Este punto es uno de los más importantes para cualquier aspirante a un nuevo trabajo y no precisamente a los altos mandos.

La puntualidad habla bien de una persona organizada y los puestos de alto nivel tienden a tener muchas responsabilidades dentro de una organización, por ello deben ser personas sumamente administradas con el tiempo.

Ser puntual no solo habla bien de tu organización personal, sino del respeto que tienes por el tiempo de los demás.

12. CV Organizado y concreto

Después de la imagen, el currículum será tu segunda carta de presentación, pues generalmente antes de que inicie el interrogatorio, el reclutador ojea tu CV para saber qué preguntarte.

Aunque tengas mucha experiencia, se recomienda que este documento no exceda las dos cuartillas, pues de lo contrario será confuso y cansado para el reclutador.

Otro punto indispensable es que el C.V. esté organizado para que el encargado de la selección de personal no tenga problemas para descifrar tu experiencia profesional.

13. Cuida tu lenguaje corporal

El lenguaje corporal es uno de los signos más evidentes al momento de entablar una conversación, pues el cuerpo habla por nosotros y puede decir mucho más de lo que decimos con palabras.

Intenta no mover mucho las manos, ya que se puede leer nerviosismo o ansiedad, por otro lado entrecruzar las extremidades puede hacer pensar al reclutador que estás desinteresado.

Mantener una postura de interés y neutral es lo recomendable. Recuerda que si te preparas con anticipación y tienes seguridad de ti mismo tu cuerpo reflejará tranquilidad y no nervios.

14 Utiliza el lenguaje adecuado

Es importante que tengas en cuenta que cualquier puesto de alto nivel implica un conocimiento superior, por lo que tu lenguaje debe reflejar lo mismo.

Intenta mantener un lenguaje formal, pero no tanto como para hacer notar una diferencia con el de tu entrevistador.

Si el cargo no lo requiere, evita los términos coloquiales o descorteses, ya que tu imagen profesional podría verse afectada.

15. Agradece al entrevistador

Debes tener presente que una entrevista de trabajo implica una inversión de tiempo para tu entrevistador, por ello, debes intentar que el momento sea ameno para ambos.

Al terminar el encuentro no olvides agradecer al reclutador por el tiempo que invirtió en ti.

Es recomendable dar seguimiento al proceso, ya que demuestra interés, pero no debes llegar a ser insistente.