Llega el mes de abril y el último día del mes se cumple el plazo para que las personas físicas presenten su declaración anual ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Se trata del periodo en el que los mexicanos deben rendir su declaración anual de impuestos, en los que se detallan y se comprueban los ingresos percibidos y los gastos efectuados en el año anterior. 

Sin embargo, no todas las personas físicas están obligadas a presentar su declaración, e incluso en el caso de tener que hacerlo persiste la duda sobre qué actividades están consideradas por la ley y cuáles quedan exentas del pago de impuestos.

 

cta 5 cofidenet

El artículo 150 de la Ley del Impuesto sobre la Renta establece que:

Las personas físicas que obtengan ingresos en un año de calendario, a excepción de los exentos y de aquéllos por los que se haya pagado impuesto definitivo, están obligadas a pagar su impuesto anual mediante declaración que presentarán en el mes de abril del año siguiente, ante las oficinas autorizadas“.

¿Cuándo no pagar?

Recuerda que, si durante el año anterior trabajaste por un salario que no superó los 400,000 pesos, sobre los que se aplicaron los impuestos correspondientes a cargo del empleador, no tienes obligación de presentar tu declaración anual SAT.

Tampoco debes pagar si trabajaste para un solo empleador, aun cuando el monto total supere los 400,000 pesos, siempre que éste haya emitido la totalidad de los comprobantes de nómina.

cta 6 cofidenet¿Quienes deducen impuestos?

El artículo 151 del la Ley del Impuesto sobre la Renta, establece que “las personas físicas residentes en el país“, tienen derecho a hacer deducciones personales, “además de las deducciones autorizadas en cada Capítulo de esta Ley que les correspondan“.

Es decir, todos los contribuyentes puede deducir gastos personales además de las deducciones consignados por la ley para cada actividad.

Las deducciones personales se realizan ante las oficinas del SAT a partir de una lista de los gastos que son independientes de la actividad realizada y que abarcan a todos los contribuyentes por igual.

Para otras deducciones, es preciso demostrar que los gastos realizados forman parte de la actividad desarrollada, tales como la renta de un local, compra de materias primas, inversiones o equipo.

¿En qué casos se debe presentar la declaración?

Te presentamos en qué casos existe obligación de presentar la declaración anual SAT:

  • Prestar servicios profesionales por honorarios. Si eres un trabajador por cuenta propia, sin contrato y que percibes pagos por servicios profesionales por los cuales has emitido recibos. 
  • Asalariados con obligación de pagar. El SAT informa que aun en el caso de que hayas trabajado como empleado con sueldo por nómina, deberás pagar impuestos si trabajaste para más de un empleador de forma simultánea o si percibiste otros ingresos, entre otros casos. 
  • Rentar bienes inmuebles. Debes presentar declaración si rentaste una propiedad por la cual percibiste ingresos, sin importar el monto
  • Realizar actividades empresariales. Las personas físicas con actividad empresarial, aquellas que tienen negocios como talleres, restaurantes, establecimientos agrícolas u otros, debe presentar sus declaraciones sin importar el monto de lo percibido en el año.
  • Enajenar o adquirir bienes. Cuando realizaste operaciones de compra o venta de bienes, es preciso calcular el monto del Impuesto Sobre la Renta y presentarlo en la declaración anual.
  • Percibir intereses. Si recibiste intereses financieros por un monto superior a los 100,000 pesos en el año.

cta 4 cofidenet