Durante 2017, el Gobierno de la Nación ha emprendido importantes reformas que atañen el mundo laboral, entre las que se incluyen las modificaciones a las leyes de IVA (impuesto al valor agregado) y del ISR (impuesto sobre la renta).

En ambas se puede leer con claridad una intención por controlar de mejor manera por parte de la autoridad fiscal una actividad ya bastante difundida en el quehacer económico mexicano: la subcontratación de personal o outsourcing.

cta 6 cofidenet

Pero ¿qué es el outsourcing?

Muy simple. El concepto se refiere a la práctica por medio de la cual una empresa, en vez de contratar directamente a un conjunto de trabajadores, se asesora por otra empresa que se encarga de la realización de cierta tarea específica.

Así, los trabajadores que llevan a cabo dicha tarea no tienen relación directa con la empresa que recibirá los beneficios de trabajo, sino una relación indirecta, que estará mediada por una compañía externa que es la que efectivamente lleva a cabo la contratación del personal.

No es difícil ver que esta figura puede ir adquiriendo una mala reputación, ya que sirve para incentivar malas prácticas en temas de previsión, derecho laboral y hasta impositivo.

En su peor expresión, también puede servir como un pasadizo para la corrupción, al esconder traspasos de dineros en nombre de trabajos que nunca se efectúan en realidad.

Sin embargo, la Norma Mexicana (NMX) sobre subcontratación y tercerización busca precisamente eso: dejar atrás la forma negativa con que se puede entender el outsourcing, alejándolo de la asociación a delitos como el lavado de dinero, para orientarlo a buenas prácticas que le permitan alcanzar su potencial:

El de ser un modelo que entrega ventajas tanto a empresas como a trabajadores, incentivando la competitividad y la productividad de las empresas y formalizando la fuerza laboral con mejores condiciones para los colaboradores.

Al profesionalizar la subcontratación se ayuda a hacer de ella una herramienta que consiga una mejor eficiencia en los negocios.cta 2 cofidenet

Lo que establece el proyecto de Norma Mexicana

Ha sido largo y trabajoso el proceso de dar con un marco legal que atienda todas las inquietudes, y esta es la razón por la cual la Secretaría de Economía (o SE) trabajó todo el año 2016 de forma conjunta con el Consorcio Papelero Mexicano (o Copamex) y con empresas voluntarias de outsourcing.

Lo que quedó como resultado es un proyecto de NMX que permite una regulación técnica que quede en manos de las dependencias competentes.

Aquí es importante hacer un hincapié sobre la diferencia entre NMX y NOM (Norma Oficial Mexicana).

Pese a que ambas normativas tienen como fin dar con estándares de calidad más elevados, a modo de mejorar el servicio de las empresas y facilitar su trabajo, dando como resultado una mayor satisfacción del consumidor final, las NOM son obligatorias, mientras que las NMX son de aplicación voluntaria.

El nombre oficial de este proyecto es el de Proy-NMX-R-086-SCFI-2016, pero lo que realmente importa es su contenido, publicado el 6 de diciembre de 2016 en el Diario Oficial de la Federación (DOF) para su consulta pública.

Yendo específicamente a lo que plantea, podemos asegurar que la función principal de la norma es conseguir que las empresas de subcontratación cumplan con el marco jurídico aplicable y eviten, de esta manera, la simulación de operaciones, así como la certificación y autorización fuera de la norma.

Existe una serie de requisitos que es necesario cumplir. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

  • a) contar, como cualquier empresa debería, con una constitución legal
  • b) otorgar contratos individuales de trabajo
  • c) generar un expediente completo del trabajador
  • d) cumplir cabalmente con sus obligaciones. Entre ellas podemos incluir el SAT, el INFONAVIT y el SAR, por nombrar algunas.
  • e) ser enteramente responsable de la Seguridad Social, con todo lo que esto implica
  • f) terminación laboral
  • g) cumplir con la LFPDPPP
  • h) estar formalizada legalmente con el tercero

El sistema de gestión de calidad

Pero no todo es el marco legal, ya que en la búsqueda por un férreo control de qué está sucediendo en la industria del outsourcing, la autoridad hará que las empresas se acojan a un plan que se denomina “Sistema de Gestión de la Calidad”: un modo eficiente de control interno y gobierno corporativo.

La certificación depende de ser juzgado según 3 ítems de evaluación que van entregando puntajes para una cifra ideal de 120 puntos, estableciendo al mismo tiempo un mínimo necesario para cumplir con el requerimiento. Los apartados son los siguientes:

  • Disposiciones generales. Un elemento obligatorio que entrega 15 puntos. Se compone de 4 requisitos de los que se debe tener evidencia.
  • Requisitos para las empresas de subcontratación y/o tercerización. Otro elemento obligatorio, que entrega 55 puntos. Se compone de 11 requisitos de los que se debe tener evidencia.
  • Sistema de gestión de calidad, el cual entrega 50 puntos, completando un total de 120. Se compone de 22 requisitos de los que se debe tener evidencia, agrupados en 7 temas.

Esta certificación la entrega una persona moral que tenga por objeto realizar funciones de certificación y que, para dicha actividad, esté debidamente acreditada de acuerdo con la Ley Federal sobre Metrología y Normalización.

Los lineamientos que componen estos criterios están desglosados en los artículos 79 y 80, capítulo IV, título cuarto de la mencionada ley.

En cuanto a la vigencia y validez de la certificación, esta estaría estrictamente subyugada al cumplimiento y mantenimiento de las condiciones. El plazo establecido es de 2 años, con una visita anual de seguimiento para mayor garantía.

Ahora bien, en cuanto a la posible renovación de la certificación, esta quedará sujeta al hecho de cumplir con las condiciones pactadas en el momento en que fue otorgada la certificación, y con las visitas anuales.

Para renovar el distintivo, será necesario que la empresa presente dos documentos. El primero de ellos será la solicitud de renovación. Junto a él, deberá añadir la actualización de la información técnica.Nueva llamada a la acción

Todo está sujeto a cambios

Tal como ya se ha expuesto, los detalles de esta propuesta están todavía sujetos a cambios en el corto plazo, ya que tras haber sido presentado el proyecto, este se encuentra en una fase de consulta pública.

Es decir, aún queda espacio para que se realicen consultas y sugerencias para provocar cambios en él.

Por la misma razón es tan importante estar al tanto del avance de estas negociaciones, ya que permitirán una mejor comprensión del porqué de cada uno de sus distintos artículos y las diversas variaciones que estos puedan experimentar en el futuro.

¿Tienes más dudas?

Es natural que existan espacios de información que no se encuentren resueltos en tu entendimiento, especialmente al considerar que la Norma todavía no se promulga de manera oficial y está en proceso de revisión.

Lo importante es entender este contexto puntual como una oportunidad para estar un paso más adelante en la comprensión global de esta temática.Nueva llamada a la acción