shutterstock_704341699

Las dinámica del mundo actual exige que los profesionistas no se conformen con los conocimientos adquiridos en su etapa escolar y esperen permanecer sin cambios a lo largo de su carrera profesional. Por el contrario, la importancia de la capacitación debe ser reconocida y asumida como una actividad permanente, incorporada como una parte de las competencias profesionales de cualquier empleado o ejecutivo.

Una exigencia del mercado laboral

Las competencias profesionales siempre suman en cualquier proceso de selección de personal, pero también suma la disposición a aprender y la de adquirir nuevas capacidades, ya sea dentro de la propia especialidad o en otras que complementen la actividad principal de un candidato.

Un ejemplo es la necesidad de estar actualizado en tecnologías, como una exigencia para cualquier trabajo, o la posibilidad de complementar los propios conocimientos con otras áreas diversas, tales como economía y finanzas o regulaciones estatales.

Nueva llamada a la acción

Un ingeniero que además sepa de negocios, un programador que conozca sobre leyes, o un contador capaz de manejar programas de computación complejos, se convierten en parte imprescindible de cualquier equipo de trabajo.

Esto es válido tanto para las empresas, que necesitan ofrecer programas continuos de capacitación para sus empleados, como para los propios trabajadores que deben asumir por sí mismos la tarea de perfeccionarse de forma continua. 

¿Cómo capacitarse?

La capacitación empresarial es una de las mejores inversiones en la actualidad puesto que el capital humano de calidad es la materia prima más valiosa en cualquier rubro.

Las opciones de capacitación se han diversificado en opciones que van más allá de solamente tomar cursos o pasar un día recibiendo información por parte de un especialista. 

Se requiere de incorporar prácticas nuevas en el lugar de trabajo, hábitos de cultura laboral y convertir a la adquisición de nuevos conocimientos en parte de las actividades diarias. 

La importancia de la capacitación permanente

Te presentamos los 10 motivos por los cuales vale la pena invertir en la capacitación a lo largo de toda tu carrera:

1. Mejores oportunidades laborales y salariales

Para un profesional, estar a la vanguardia en los conocimientos y las habilidades de su área es un camino seguro para convertirse en parte imprescindible de un equipo de trabajo. Esto asegura conservar el empleo, con otras ventajas como ascensos y aumentos de salario.

2. Cumples mejor tus tareas 

La capacitación continua ayuda a un mejor desempeño, aprovechar mejor el tiempo laboral y ser eficiente en el puesto de trabajo.

3. Puedes optar por mejores trabajos

La movilidad laboral es una realidad en los modelos actuales de empleo. Los trabajadores migran de manera frecuente entre diversas posiciones, empresas y actividades. Para esta realidad, la formación continua es una herramienta valiosa en la creación de un perfil profesional exitoso.

4. Adecuarse a los cambios 

El mundo empresarial está sujeto a continuos cambios, en su mayoría generados por la innovación tecnológica, pero también por la inestabilidad económica o la fuerte competencia en los mercados. La capacitación ofrece medios para anticipar y manejar mejor esas crisis y cambios.

5. Impulsar la innovación 

La innovación en las prácticas empresariales no solo debe llegar desde fuera, sino que debe ser impulsada desde dentro como un proceso permanente, para lo cual la capacitación es un factor decisivo.

6. Volverse independiente

Un trabajador capacitado tiene la opción de montar su propia marca personal y brindar servicios de forma externa, como empleado independiente, para diversas empresas.

7. Ocupar cargos directivos 

Dentro de las organizaciones, los miembros con mayores capacidades están en mejor posición para ocupar cargos directivos, mejor remunerados y con mejores expectativas de promoción.

8. Intercambio de experiencias

La posibilidad de asistir a cursos, en los cuales se intercambian experiencias con otras personas que ocupan posiciones similares, permite un crecimiento personal y la creación de una red de relaciones valiosa.

9. Mejor incorporación de la tecnología 

La incorporación de nuevas tecnologías es una realidad en el día a día de las empresas, pero su adopción suele ser lenta y compleja. Con empleados en continua capacitación, este proceso se realiza de manera natural en la práctica diaria.

10. Elimina los costos de recurrir a otros expertos

La capacitación del personal es una excelente inversión para las empresas, pues les permite contar con personal experto en sus áreas, lo que vuelve innecesaria la contratación de personal externo para resolver problemas concretos.

Una opción de progreso continuo

En lo individual, nunca está de más recordar la importancia de la capacitación constante y sus beneficios en la propia carrera profesional, para realizar mejor las tareas personales e incorporar innovaciones. 

Del mismo modo, para las empresas contar con personal capacitado es uno de los caminos para mejorar la productividad, acelerar los procesos de transformación necesarios para competir con eficacia en el mercado y crecer en la calidad de sus productos.

CTA Cursos y seminarios