Definimos el clima laboral como el ambiente en el que se desarrolla el trabajo cotidiano. Este es un importante factor que influye en los colaboradores, pues a mayor satisfacción mayor productividad.

Es importante que las empresas tengan claro que construir un clima laboral favorable es una de las piezas clave para alcanzar el éxito organizacional. Sin embargo, muchas instituciones pasan por alto la importancia de este factor.

Para muchos directivos, lo único que importa es la productividad de su personal, pero no se detienen a pensar que para que esta ocurra hay que generar un ambiente propicio que aliente a los colaboradores a dar lo mejor de sí.

El primer paso para reforzar la productividad de tu equipo y el compromiso con la empresa es la medición del clima laboral.cta 4 cofidenet

A partir de este parámetro se pueden identificar las percepciones físicas y emocionales que los empleados tienen sobre las condiciones en las que desarrollan sus labores.

Al realizar con claridad el análisis se pueden implementar estrategias encaminadas a crear un clima laboral positivo, integral y productivo.

El clima laboral involucra varios componentes entre ellos los tangibles e intangibles.

Los tangibles engloban:

  • Remuneración económica como salario, bonos, primas.
  • Condición de la oficina como ubicación, iluminación, comodidad y seguridad.
  • Capacidad organizacional, entendido como la disposición de los recursos que necesita la persona para trabajar.

Las intangibles involucran:

  • Comunicación.
  • Tipos de liderazgo.
  • Motivación y compromiso de los empleados.
  • Relaciones interpersonales.

cta 5 cofidenetHerramientas para mejorar el clima laboral

Existen herramientas que ayudan a medir y mejorar el clima laboral dentro de las organizaciones y aquí compartiremos algunas de las más efectivas.

En cuanto a la medición se emplean diferentes estrategias como:

1. Observación

Esta herramienta es una de las más comunes empleadas por los altos mandos. Es cuando un jefe se da cuenta de cómo sus colaboradores trabajan.

De esta forma logra identificar algunos patrones que podría estar generando un mal ambiente laboral y descontento entre los colaboradores.

Pese a que parece una herramienta fácil, se trata de un método que no es muy preciso y que demanda mucho tiempo.

2. Grupos focales

Otra de las formas comunes para medir el clima laboral es a partir de los grupos focales.Esta herramienta recomienda charlar con un grupo de entre 6 a 12 participantes a quienes un moderador interroga sobre aspectos puntuales de la organización.

El reto aquí es crear un ambiente de confianza en el que los colaboradores puedan hablar abiertamente sobre sus inquietudes.

3. Entrevistas

Existen dos formas en las que se puede aplicar esta metodología, ya sea realizando entrevistas individuales o grupales. Como en el apartado anterior, es preciso que en las entrevistas se aborden preguntas puntuales sobre la organización.

Las entrevistas son una alternativa viable para conocer una opinión más certera sobre la percepción de los trabajadores en torno a las condiciones laborales.

Además, permite detectar si en la empresa existen diferentes climas organizacionales.Nueva llamada a la acción

4. Encuestas

Al igual que las entrevistas, las encuestas ayudan a los altos mandos a identificar de forma precisa el nivel de satisfacción de los empleados de su organización.

Esta herramienta destaca por tener un bajo margen de error, además de que permite que las respuestas sean de forma anónima, únicamente mencionando el área o puesto en cuestión.

Cuando una encuesta se realiza de forma anónima, permite que los empleados externen de una forma más abierta todas las inquietudes, inconformidades y necesidades dentro de la organización.

Existen diversos modelos de encuesta de clima laboral, pero hay que tomar en cuenta que en cualquiera de los casos las preguntas deben ser dinámicas.

Dentro de los modelos más comunes se encuentran:

  • Profile of a Organization, de Halpin & Croft
  • Business and Climate Index, Payne & Mansfield
  • Test de CO (TECLA), Universidad de los Andes
  • Instrumento para Medir el Clima en las Organizaciones Colombianas (IMCOC), Universidad del Rosario de Bogotá
  • Encuesta ECO (Estudio de clima organizacional), Fernando Toro

Además de las herramientas que sirven para medir el clima laboral que, por ende, permitirá formular estrategias, existen otras opciones que te permitirán hacer ajustes inmediatos en el ambiente organizacional.

5. Igualdad

Según medios como El Economista y El País, México ocupa uno de los primeros lugares en desigualdad laboral, por ello este es uno de los puntos clave para la mejora de un clima laboral.

El principal problema dentro de las organizaciones es la escala de posiciones, pues en el país menos del 20% de las mujeres pueden aspirar a ocupar altos mandos o a salarios equitativos al de los puestos de los hombres.

La igualdad también mide si todos los miembros de la empresa son tratados bajo los mismos criterios y no son discriminados por su género, preferencias, raza, religión, etc.

Muchas veces el amiguismo de algunos colaboradores con los altos mandos pone en peligro el ambiente de trabajo y siembra desconfianza y rencor entre los miembros.

6. Comodidad del espacio físico

La comodidad y decoración dentro de un espacio de trabajo son factores que influyen en demasía en la productividad de los colaboradores

Un ejemplo claro de una empresa productiva y con espacios agradables para los trabajadores es Google, quienes incluso cuentan con salas recreativas para que los integrantes del equipo liberen el estrés y aumentan la creatividad y productividad de sus labores.

Se recomienda que una oficina cuente con mobiliario adecuado, instalaciones óptimas y limpias para los colaboradores.

En cuanto a la decoración se recomiendan gamas de colores específicas para cada tipo de organización, por ejemplo si quieres un equipo de trabajo energético la sugerencia es añadir colores rojos o naranjas en la oficina.

Si quieres transmitir un ambiente de relajación los tonos fríos como verde, azul y blanco causan este efecto.

También puedes añadir a las paredes imágenes o frases creativas e inspiradoras, la intención es que los colaboradores se sientan en un espacio confortable para realizar sus labores.

7. Actividades fuera de la oficina

Otra de las herramientas que se recomiendan para mejorar el clima laboral es realizar actividades recreativas y ajenas al contexto laboral.

Estas son ideales para fortalecer los lazos de fraternidad entre los integrantes del equipo de trabajo y también sirven como un desestrés.

Se aconseja que este tipo de acciones se realicen cuando menos una vez al mes y que los jefes también participen, pues fomentará una relación de confianza con los altos mandos.

8. Actividad social o pro-ambiental

Las actividades sociales o pro-ambientales también fortalecen el compromiso de los miembros de una organización. Sumarte a este tipo de causas tiene un efecto positivo entre los empleados, quienes valorarán la parte humana de la empresa.

Se recomienda que este tipo de actividades se elijan de acuerdo al perfil de los colaboradores y a sus posibilidades.

Por ejemplo, muchas empresas recolectan juguetes para niños de escasos recursos y los donan durante la temporada navideña, esto además de generar un vínculo entre los colaboradores fortalece el compromiso de la organización son la sociedad.

9. Actualización de las herramientas de trabajo

Para un trabajador no hay nada más desesperante que las herramientas de trabajo obsoletas, pues éstas entorpecen el trabajo y la productividad de los miembros.

Es importante que exista un tiempo estimado para actualizar las herramientas como computadoras, softwares o cualquier instrumento que resulte indispensable para desempeñar una función dentro de la organización.cta 2 cofidenet

10. Horarios flexibles

Ofrecer un horario flexible que se adapte a las necesidades de tus colaboradores y organización es uno de los puntos clave en la mejora del clima laboral.

Estudios recientes señalan que la similitud de horarios entre miles de empresas cada día resulta menos eficiente. Por ejemplo, un 80% de las organizaciones manejan un horario de 9 de la mañana a 6 de la tarde; sin embargo, en ciudades grandes esto se convierte en sinónimo de multitudes de tráfico y estrés, pues todas las personas invaden las calles en el mismo horario.

Brindar distintas opciones de horarios permite que los empleados elijan el que mejor les conviene y sean más productivos con sus actividades.

 CTA Cursos y seminarios