Cómo fijar objetivos profesionales para este 2019

Escrito por Cofide

Se acerca el cierre del 2018 y con ello también el comienzo de un nuevo ciclo, momento perfecto para redireccionar los objetivos de la empresa.

Y es que los objetivos sirven para marcar el rumbo que tomará la compañía, por lo que es importante tenerlos claros.

Dale un giro a la forma de establecer las metas de la organización y comienza a implementar los objetivos SMART, una estrategia para obtener resultados que sí funcionan.

En este artículo te decimos de qué trata esta nueva forma de trabajo para que la integres en tu plan laboral 2019.

 

cta 4 cofidenet

¿Qué son los objetivos SMART?

Se trata de una nueva forma de fijar objetivos para que los colaboradores puedan apoyar en el crecimiento de la empresa.

Se llaman SMART debido a que cada letra compone una serie de elementos que deben tener estos objetivos: Specific (específicos), Measurable (medibles), Attainable (alcanzable), Relevant (relevante) y Timely (a tiempo).

Estos objetivos son específicos debido a que necesitan estar enfocados a resolver un problema concreto.

Tomando en cuenta lo anterior, revisa qué es lo que se necesita mejorar dentro de la institución; puedes dividir los objetivos por áreas y los miembros del equipo que deben participar.

Es necesario que este tipo de objetivos sean medibles, pues de nada sirve enfocar esfuerzos si no hay una forma de saber el alcance de los resultados.

Además, necesitas cuantificar de alguna manera los objetivos para poder medir el resultado y el avance del equipo, por ejemplo, alcanzar determinado número de ventas o conseguir determinado número de clientes, todo dependerá del área de trabajo.

Además de ser específicos, los objetivos SMART deben ser alcanzables, es decir que necesitas proponer cosas que se puedan aterrizar en un determinado tiempo. Aquí debes considerar el esfuerzo y las capacidades de cada colaborador para lograrlo.

Por ejemplo, aterriza el número de clientes que una persona podría atender en determinado periodo. Si este mes aumentó el número de ventas en un 10 por ciento, propón como objetivo que en el siguiente mes se llegue al 15 por ciento.

Como ves, debe ser una meta que se pueda lograr de manera realista y no pretender que se llegue a un 50 por ciento cuando las cifras anteriores no indican un disparo en el crecimiento de los objetivos.

Aunque los objetivos son ambiciosos, es necesario que consideres diversos factores dentro de la organización antes de pedir cosas que no se podrán cumplir.

Otro de los puntos con el que deben cumplir estos objetivos para considerarse SMART es que deben ser relevantes.

Esto quiere decir que los objetivos destinados a cada miembro del equipo de trabajo deben estar empatados con los objetivos generales de la empresa.

Finalmente, las tareas que se plantean deben ser cumplidas en un determinado tiempo, mismo que debe aprovecharse para planear y ejecutar las tareas a realizar por el equipo de trabajo.

El propósito, al establecer una fecha límite de entrega, no es el de crear caos ni que los colaboradores trabajen bajo un ambiente de estrés, sino el de organizar las tareas a ejecutar y medir los resultados.

Asimismo, establecer un tiempo límite servirá para conseguir un progreso mucho más sólido en el largo plazo.

Cuando implementas objetivos SMART les das a tus colaboradores un panorama mucho más concreto en relación a las metas que deseas que alcance la compañía y las que ellos deben concretar para ayudar a que la empresa logre su propósito.

Una de las ventajas de este método es que puedes adaptarlo a cualquier tipo de negocio, sólo debes ponerlo en práctica.

Sin embargo, la mejor ventaja de esta metodología es que te ayuda a conseguir resultados reales.

Comienza a renovar la manera de establecer objetivos profesionales para beneficio de la compañía y recuerda compartir la información.

 CTA Cursos y seminarios